La Reflexión: Programa de "bacheo"...

Por: Cesia Carrillo Clemente.

Los programas de bacheo parecen ser un truco de magia. Hoy ves un hueco, mañana no lo ves, y al otro día hay dos. ¡Obvio no me refiero a esta ciudad!...Sé que los programas de bacheo aquí sí funcionan una vez y para siempre. Tanto que se quedan con nosotros.

Esta reflexión no va dedicado a acciones de política pública ni nada de eso. Pero permíteme hacer una pequeña analogía con esa introducción, con base a dos enfoques que nos da el diccionario, al respecto de la depresión.

Depresión, en contexto de un terreno, se refiere a un desnivel de la superficie (sé que no es del todo enfocado con baches) . La segunda definición de esta palabra, tiene que ver con una enfermedad. Sí, la depresión es catalogada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) una enfermedad. Ésta tiene que ver con un estrés, ansiedad excesiva, sentido de inferioridad y es un trastorno mental que provoca una profunda tristeza, entre otras cosas.
En comparación estas dos defunciones y los programas de bacheo. Una y otra vez buscamos soluciones fallidas para tapar esos huecos provocados por la depresión.

Podemos hacer todo un festín y gastar mucho dinero para tapar esos baches o grietas en nuestra vida, pero de nada sirve si no hacemos un estudio del terreno y sino ocupamos los materiales correctos.

En la vida, hay cosas simples que nos dan soluciones momentáneas y es posible que no sean del todo malas, pero simplemente no es lo que necesitamos. Por ejemplo, hacer ejercicios. No es para nada malo, al contrario. Pero si la intención de nuestro corazón es tapar ese bache emocional con ejercicio, tarde o temprano explotaremos.

He sabido de que en ocasiones las situaciones de depresión en el terreno, se debe a que por ahí pasa un brazo de río o algo por el estilo. Para ello, se necesita trabajar más duro y no poder ir contracorriente, porque tarde o temprano la situación saldrá más cara.

Debemos ser honestos. Sé que no es para nada fácil. No se trata de simple motivación como me refería en la Reflexión del domingo pasado. Incluso no hay un tiempo determinado. Cada cabeza es un mundo. Cada terreno es diferente. Y nuestras emociones, además de las situaciones que nos han orillado a ese punto de depresión, son totalmente distintas las tuyas a las mías. Sólo me resta decir… no trates de hacer programas de bacheos fallidos.

No se trata de sólo no sentirte mal. Sino de sentirte bien. No es lo mismo. Muchas veces en esos programas fallidos, la depresión nos lleva a sólo desear dormir. Y pensamos que es lo mejor porque así me olvido de qué tan mal estoy. “No me siento mal”. Pero… ¿hay una solución?
Definitivamente muchas veces la solución a la depresión es muy demandante. Es salir de esa zona de confort que de antemano sabemos que nos está orillando a ser peor que el Libramiento que teníamos (carretera imposible de transitar, a quienes nos leen de otra ciudad). Obvio, para ello, pasaron muchos años para que se realizara algo digno. Pero en tiempos anteriores se fingió hacer algo al respecto. Al final, creo que se invirtió más de lo que se debía, debido a que cada vez era peor.

Detente, analiza y realiza. Repito. No se trata sólo de no sentirte mal. Sino de sentirte bien. Y no sólo superficialmente,  porque el bache se puede hacer un cráter. A veces es necesario romper para construir de nuevo.

¡Haz un buen programa de bacheo en tu vida!.
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com