Comentando el libro de la Dra. Abigail Jean…

VARIEDADES

Por: Camilo Hernández.

Hay varias cosas que le agradece uno eternamente a Dios, una de ellas es tener la oportunidad de leer un buen libro, pero más aún, cuando fue escrito por alguien a quien se le tiene una enorme admiración y gran aprecio.

Desde que leí la primera página del libro: “Le Gané a la Pobreza”, despertó mí total interés de seguir leyendo hasta el final; tan es así que lo hice el mismo día, en dos partes.

Al iniciar es sorprendente la manifiesta gratitud a Dios por parte de la Dra. Abigail Jean que hace de éste libro una extraordinaria reflexión espiritual, y donde comparte sus experiencias de vida que pasan del sufrimiento y el dolor, a la transformación que la lleva a encontrar el camino del éxito.

Narra sus “vivencias inolvidables en lugares inolvidables”,  como fue el cambio de un país a otro a sus 13 años de edad,  de Haití a República Dominicana por motivos familiares, del primero de ellos lleva consigo una palabra grande por su valor, “la humildad”.

Y aunque fue un cambio drástico comparte que hay que adaptarse a los cambios. “No te resistas a ellos, porque te pueden llevar hacia el camino del éxito”.

“Veía cada adversidad como una nueva forma de crear oportunidades”; refiere la escritora, quien cuenta a detalle el maltrato del que fue objeto y que la llevó a buscar de manera desesperada una forma de trabajar.

“Con 15 años, le supliqué a una señora que me ayudara a encontrar un empleo en una casa de familia”, y así fue, lo logró, fue entonces empleada doméstica, lo que le generaba ingresos, pero al paso del tiempo no fue la mejor de las experiencias.

“Convierte las adversidades en oportunidades. ¡Nunca te rindas!. ¡Sueña siempre, sin sueño no hay triunfo!”; enfatiza en el libro.
Sufrió mucho, conmueve hasta el alma las humillaciones por las que pasó, y es entonces admirable la forma en que logra superar las adversidades.

“No existía otra explicación que no fuera que Dios estuviese obrando en mi vida de una forma misteriosa. Él quería sacar un gran potencial en mí, él me estaba preparando para un futuro. Gracias a su intervención divina, aquí el libro y la Fundación Ser Pobre No Es Un Factor Limitante”; explica.

“Lo que viví fue lo que proporcionó la gran fuerza y el coraje que hay en mi interior”; subraya.
Buscó la manera de poder estudiar, trabajando al mismo tiempo en jornadas extenuantes, y entonces recomienda tener una “cultura del ahorro”.

“Cuando se nace pobre, ser estudioso es el mejor acto de rebeldía contra el sistema. El saber rompe las cadenas de la esclavitud”; sus frases.
Fue entonces que a los 18 años de edad “decidí abandonar la casa de mi madre biológica…porque ese día recibí uno de los maltratos más grandes…No todo fue agravio físico. Muchas veces llegue a sentir que las palabras, eran como una daga que traspasaba mi corazón, y tenían hasta el rigor de carcomer mi mente. Mi madre me decía que no iba a lograr nada en la vida, que no era nadie, y nunca lo sería…”.

Y más adelante describe que sus días se iban en “llorar a solas, lavar mi rostro, ocultar los daños, se volvían siempre una rutina. Y para sacar el dolor que no podían llevarse las lágrimas, no quedó más que escribir, dando como resultado el libro”.

Un tiempo vivió con sus hermanos, y lo que al principio parecía ir bien, de un momento a otro, sin mayor motivo ni consideración la echaron de su casa, tirando sus pertenencias a la calle, que levantó con un saco que pidió prestado, uno a uno recogió sus libros.

Ante tales vivencias que la llevaron a la depresión, se preguntaba: ¿Qué yo hice tan grande Dios, que tengo que pagar tanto?.

“No entendía los planes de Dios. ¡Era imposible no dejar de sentirme tan humillada y pisoteada!”.
Le hizo una promesa a Dios y comenzó a orar con mucha Fe.

Vio coronados sus esfuerzos al obtener una medalla como la mejor bachiller, narra toda esa etapa y la mejor que ocurrió años después cuando logra estudiar con grandes sacrificios la carrera de Medicina en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, República Dominicana, teniendo que trabajar y estudiar al mismo tiempo, haciendo rendir sus horas del día y en algunas etapas, incluso se quedaba sin dormir para terminar sus tareas y poder aprobar sus materias.

Y comenta que fue la “Actitud Mental Positiva” con la que logró ir superando las barreras.

“Si no consigues el camino, hazlo”, “Tu juventud es tu tesoro, haz de ella una inversión”, “Suerte es igual a preparación más oportunidad”; otras de sus frases motivacionales.
Esto es sólo un poco de lo mucho que se puede encontrar en el libro de la Dra. Abigail Jean, quien al final da una serie de recomendaciones específicas para alcanzar el éxito, partiendo de sus “amargas” y después “victoriosas” experiencias personales. Habla también sobre su Fundación: “Ser Pobre No es Un Factor Limitante”.

Todo en su conjunto es su gran “legado”, que sin duda está ayudando y ayudará a muchas personas para superar las adversidades, y es un excelente ejemplo para los niños y jóvenes de que “los únicos limites que existen son los autoimpuestos” .

*** Dra. Abigail Jean, agradezco primero que nada la amistad, y desde luego, la gran oportunidad de poder leer éste valioso libro que me ha dejado grandes enseñanzas, y que a su vez acrecentó mi admiración hacia ti como ser humano y profesionista, pues eres un gran ejemplo de humildad, lucha y disciplina, además de alcanzar un alto nivel espiritual, al demostrar un sincero amor hacia los semejantes y otorgar el perdón, incluso, a quienes te hicieron sufrir tanto. ¡Eres grande amiga!, que el Creador del Universo te siga ayudando a lograr todos tus objetivos que sabemos buscan apoyar a quienes más lo necesitan.
¡Gracias por el favor de su atención!
D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega.


Adquirir libro en Amazon: 
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com