Tuxpan perdió a un gran Médico (QEPD)…

VARIEDADES

Por: Camilo Hernández.

“Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío, que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. Cuando un amigo se va, queda un tizón encendido, que no se puede apagar ni con las aguas de un río. Cuando un amigo se va, una estrella se ha perdido…”: ALBERTO CORTEZ.

Se lo agradecí en vida, y lo reitero ahora que desafortunadamente perdió la batalla contra el “enemigo silencioso” de nuestros tiempos, sin otro afán que recordarlo con absoluto respeto y gratitud. 

GRACIAS por su amabilidad, gentileza y ejercer con ese “don de servicio” su profesión. GRACIAS por su disposición cuando la emergencia de salud así lo requería. GRACIAS porque siempre demostró llevar con alto sentido de responsabilidad los principios de la MEDICINA, y mantener vivo ese espíritu y sensibilidad con el paciente que se antepone a cualquier circunstancia. Y por sobre todas las cosas, GRACIAS por brindar su amistad, más allá del MEDICO distinguido.

Hoy en éste espacio nos referimos al DR. MAURILIO CHAVEZ HAM, a quien le dedicamos unas palabras sinceras ante su lamentable fallecimiento que nos tomó por sorpresa y que nos parece desafortunado en todas sus letras.

Tuxpan perdió a un gran Médico, hecho a ras de tierra, en la Clínica del IMSS y otros Hospitales en los que salvó muchas vidas.

Se distinguió por ser un profesional serio y responsable, quien desempeñó su trabajo con gran espíritu de servicio, humildad y buen trato con sus pacientes; además de ser un hombre de familia, ejemplar por cierto.

Lo conocimos en la peluquería de Don Beto, uno de sus amigos durante los últimos años, y fue así que posteriormente se convirtió en nuestro médico familiar.

Un gran ser humano, carismático y amable, lo recordaremos con aquella sonrisa que le caracterizaba.

Siempre actualizándose, tomaba cursos de medicina en línea -él mismo nos platicaba-, y que le agradaba mucho viajar y disfrutar su familia a plenitud. 

Se jubiló en el IMSS -recuerdo  me contó un día- y sus compañeros le aconsejaban no hacerlo, pues a otros Médicos de su época dejar de trabajar prácticamente les costó la vida, pues al poco tiempo de retirarse desafortunadamente fallecieron. En su caso, desde antes de jubilarse ya había abierto su Consultorio Particular, donde continuando con la dinámica de su actividad profesional siguió haciendo lo que siempre amó, que era ejercer como Médico General. 

Es preciso mencionar que ante la pandemia, -entre sus pacientes y en redes sociales- siempre fomentó el uso del cubrebocas y de todas las medidas preventivas que pudieran adoptarse para  frenar éste virus que ha cobrado tantas vidas y contagiado a miles de personas alrededor del mundo.

Gracias a él también conocimos a otro distinguido tuxpeño que radica en Nogales, Sonora, el escritor y docente, Rodolfo Silva Carballo, quien presentó aquí en Tuxpan su excelente libro titulado: “Río Arriba”, los dos buenos amigos. 

De hecho ese libro estuvo en nuestras manos gracias al Médico, Maurilio, antes de su presentación, teniendo así la oportunidad de comentarlo previamente en éste mismo espacio, lo que agradecimos mucho en su momento, porque fue un “detallazo” de ambos.

También conoció a mi Padre, y hacia él ante su irreparable pérdida expresó palabras extraordinarias que guardo en el corazón. Ahora ya podrán saludarse y seguir ese camino de luz que hay más allá del puente…

*** Descanse en paz apreciable Médico, deseando pronta resignación para su Sra. Esposa, Hijo y demás familiares, haciendo llegar un abrazo solidario. Los amigos lo vamos a extrañar, y hay un paciente muy especial que le estará eternamente agradecido. Rogamos al Creador por el Eterno descanso de su alma.

¡Gracias por el favor de atención!
D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega.

 

Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com