QATAR 2022: ¡México Campeón del Mundo!

Por: Carlos Lozano Medrano.
Cuando los 60 mil de la pandemia o la crisis económica que millones estamos viviendo o la telenovela Andrés Manuel y Lozoya en su máximo rating o si Trump sigue siendo el rey de los primos o Putin ya está produciendo la esperada vacuna o Messi ya no quiere estar en el Barcelona o Pío le abolla la 4T a su carnal, me arriesgo a que nadie me tome en cuenta, pero se dice que el mundo es de los audaces y me quiero convertir en un nuevo "Nostradamus".
         
Aparte de cualquier análisis futbolístico, reconozco que soy más villamelón que conocedor, pero ante todo soy soñador, y si el hombre no lo hubiera sido, todavía estaríamos en las cavernas. Además lo más básico y esencial es que la selección mexicana es mi equipo, no solo cuando gana, sino cuando tiene un mal resultado o desempeño. Me es inaceptable estar en contra de ella. Estoy de acuerdo que ante un mal desempeño no quedo contento e incluso me enojo o me siento frustrado, pero sigue siendo mi equipo.

Sabemos que el fútbol es un negociazo millonario y es una actividad entre muchas, pero el fútbol es el deporte con más seguidores en el mundo y en México. La ONU tiene 193 países miembros, la FIFA casi 211 afiliados (entre países y territorios). La selección representa al fútbol mexicano y casi automáticamente representa a nuestro país y la mayoría lo consideramos así, no le hagamos al cuento.
     
Para algunos de los que me conocen, ya he comentado que los expertos, los comentaristas de fútbol, las estadísticas, la historia futbolística, la realidad, los primermundistas, los aficionados conocedores, los tóxicos, los frustrados, los malinche boys dicen que México no tiene pasta para ser Campeón del Mundo, que solo nos conformemos con el quinto partido. Y viéndolo con objetividad y siendo pragmáticos entiendo que no están diciendo mentiras.
    
Algunos logros no los ven como algo sólido, sino como garbanzos de a libra o chiripadas: 2 campeonatos del mundo sub-17, alguna Copa de Oro, una medalla de oro en Londres, los clásicos ya mérito, etc., yo pienso que si antes no se lograban, por algo ahora se han logrado. Estoy de acuerdo que ha faltado consolidar o dar el estirón.
         
Así que primero es fundamental que los dueños de los equipos y los directivos de la Federación de Fútbol tengan la meta que México sea Campeón del Mundo, luego buscar un entrenador seguro de sí mismo y acepte el reto, y a partir de eso todos los posibles seleccionados deben querer serlo, el que tenga duda, al que le tiemblen las piernitas no debe estar. Todos, si todos debemos estar comprometidos con la gran meta.
         
Para mí es cuestión de mentalidad, de confianza en sí mismo, en su momento considero que Menotti al haber sido Campeón se los transmitió. Los que han jugado en Europa han adquirido más confianza, más madurez, más fogueo, nuevas y mejores experiencias por allá.
         
Si ya sé que en Qatar 2022 se jugará del 21 de noviembre al 18 de diciembre, pareciera que falta mucho y además antes tenemos que clasificar en la CONCACAF, pero no es solo un capricho personal ni un sueño guajiro, porque jugadores y calidad futbolística los hay. Como jugador número doce también me he mentalizado, millones de mexicanos estaremos ilusionados en lo que muchos ven imposible, sea posible: MÉXICO CAMPEÓN DEL MUNDO.
         
Y además les propongo una nueva porra que lleve confianza y fuerza: “si, si, si, México, si” cada palabra pronunciada rápido, una palmada y una patada al piso a la vez, tres veces.
 
(Desde la Ciudad de México / agosto de 2020 / ICTU). 


(Foto: Archivo-Sitio Oficial Selección Nal.)
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com