Campeche: Un viaje al pasado de la histórica Ciudad y sus Murallas

Por: Víctor Manuel Zamora Ramírez.  

La actual ciudad de Campeche es una ciudad ambivalente que invita a la reflexión, a la evocación, al asombro una vez que fue rescatada estéticamente por el orgullo de sus habitantes, como puerto abierto, poco profundo y de aguas tranquilas fue la villa más rica de la provincia de Yucatán por su comercio marítimo, puerta obligada de cuanto llegaba a esas tierras.

Atractivo, entre otras cuestiones por quienes se disputaban a España las riquezas del nuevo mundo.  

La Doctora en Historia Coordinadora del Seminario de Cultura Novohispana de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, Stella María González Cicero, en el libro: "México Patrimonio Mundial" hace una remembranza del pasado de esta ciudad portuaria de Campeche que sufrió los embates de piratas y corsarios y que su Muralla la distingue como ciudad intramuros que conserva cierto misterio.   

Señala que era una escala intermedia entre La Habana y Veracruz donde podían surtirse de agua dulce, mercancías frescas y a la vez reparar los daños de las embarcaciones. La explotación a gran escala del palo de tinte o palo de Campeche fue un preciado tesoro así como la costa sinuosa que ofrecía refugio segura.  

Por los sorpresivos ataques a las pequeñas zonas costeras los habitantes optaron por fortalecerse frente al enemigo, porque en aquel entonces sólo se contaba con el convento y la Iglesia de San Francisco y así fue como se construyó el fuerte de San Benito en la costa del barrio de San Román para prevenir la entrada por el camino de Lerma, asimismo, la fortaleza del Bonete defendía a los edificios del centro como eran el cabildo.

La parroquia y las casas de los comerciantes y el fortín de San Bartolomé entre los barrios de Guadalupe y San Francisco que salvaguardan a la otra parte de la población; sin embargo, éste sistema de defensa de nada sirvió y fue por ello que en el año de 1686 las autoridades y la población decidieran la construcción de una muralla que rodeará y protegiera la villa que terminaría 24 años más tarde. 

En el año de 1777 su Plaza Mayor sirvió para que este punto se trazarán sus calles rectilíneas y es donde se encuentra todo el recinto histórico, con sus edificios públicos, coloniales, neoclásicos y sus casonas de mampostería, naturalmente sus Iglesias: La Inmaculada Concepción, San José,  San Juan de Dios, San Francisco y el Dulce Nombre de Jesús que son testimonio palpable del arraigo de la fe religiosa de sus habitantes. 

Esta ciudad de Campeche no se concibe sin sus murallas, sin sus barrios extramuros y si su recinto histórico.

(Primera Parte)

(Foto: Fuerte de San Miguel / Wikipedia)
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com