Los aumentos de temporada...

La generalidad de familias tuxpeñas con bajos ingresos acostumbran sustituir las carnes rojas y pavo, por el pollo como cena de nochebuena o de año nuevo; sin embargo, su precio también se ha venido incrementando a lo largo del año y más aún en esta temporada decembrina, lo cual pone en aprietos los de por sí muy deteriorados "bolsillos" de los trabajadores. 

Sin lugar a dudas que la espiral inflacionaria empañan las fiestas decembrinas, sobre todo entre quienes menos tienen y aquellas familias numerosas. 

Los incrementos en el precio de pollo y carne que son demandados en la presente temporada, y casi la totalidad de productos de la canasta básica, han “pulverizado” el “salario mínimo” en perjuicio de la economía familiar. 

Productores afirman que es inevitable el alza por los constantes aumentos en los insumos, por ejemplo, la energía eléctrica y gasolina, puesto que pegan directamente a la comercialización del producto. 

El precio del pollo está sujeto a la oferta y la demanda, por lo que al ser muy requerido en las festividades de Navidad y Año Nuevo su precio se dispara a nivel nacional, cuestión que en mucho perjudica a las familias de escasos recursos económicos. 

Y es que mientras para unos las cenas navideña y de bienvenida del nuevo año, consisten en bacalao noruego, romeritos, pavo o pierna al horno y las mejores bebidas nacionales e internacionales; para otras familias es el pollo, tamalitos o lo que se pueda, frente a los altos costos de los primeros productos citados. 

Para abatir costos, las amas de casa tienen que ingeniárselas a fin de que la familia pueda disfrutar de un buen platillo que sea económico y del agrado de todos. 

De cualquier modo, lo más importante es el momento y disfrutarlo en compañía de los seres queridos… 

(Camilo Hernández) 


(Foto: Internet-Ilustrativa)
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com