Mi café, mi espacio, mi tiempo…

Por: Cesia Carrillo Clemente. 

“Mi café, mi espacio, mi tiempo”, es una frase que la señora Gloria me dijo mientras charlábamos en el café. Cabe resaltar que antes de eso, éramos dos perfectas desconocidas. Sostuvimos una exquisita charla; de esas charlas que hace que el tiempo se pase volando y creer que tienes años de conocer a la persona.
Fue demasiado amable. Hablamos de lo difícil que es muchas veces resaltar las cosas buenas de las demás personas. En especial nosotras las mujeres. Somos muy dadas a decir lo negativo, tal como: Qué gorda te ves ó qué flaca estás. Son cosas demasiado banales, pero aún más allá, son cosas que resaltan la pobreza de nuestro corazón. Es decir, lo que tenemos damos. 

Desde lo más superficial, como la apariencia, hasta lo más profundo, como resaltar una virtud de la persona, se nos complica cuando solo nosotros queremos ser los protagonistas. Pero “saltamos” cuando alguien nos crítica. Somos una sociedad ofendida. 

Y ¿De dónde salió la frase con la que empecé?. Bueno, pues precisamente de una sociedad ofendida. 

Llegamos hasta ese punto de que muchas veces se critica incluso lo que uno mismo hace para sí. Y muchas veces caemos en el juego de no darnos un espacio para nosotros mismos, precisamente por el qué dirán. Como esos minutos de café, que quizá te hacen falta para retomar fuerzas.
Ojo…Si nos sentimos ofendidos por todo, quizá un buen ejercicio sería el ir en la contra de eso, es decir, si vamos a decir algo sobre alguien, que sean cosas que resalten positivamente, tal como: Te ves bien, eres una persona amable, tiene bonita sonrisa, sabes escuchar, o admiro tu desempeño en el trabajo; cosas que cambien el día de la otra persona. Creo que tomarnos esos momentos, ya sea de ejercicios, salir a caminar, tiempo de café, o cualquier otro pasatiempo sano, nos ayuda a mantener una mente sana y aprender a vencer con el bien el mal. O hacer con otros lo que quieran que hagan con nosotros. Ya no una sociedad con esa bandera de: Trato como me tratan. 

No te olvides de ti. Pero tampoco olvides en resaltar las virtudes de otros.
Compartir:

Copyright © Variedades | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com